Armas químicas y biológicas

Lunes, 13 Octubre   

Un experto dijo: “Lo mortífero de los agentes, especialmente los gases neurotóxicos, es casi inimaginable. Una gota de tabun o de soman del tamaño de la cabeza de un alfiler sobre el brazo puede matar a uno en de tres a seis minutos.” Sin embargo, los agentes químicos o biológicos están disponibles en grandes cantidades y se pueden dirigir contra el personal, ganado y cosechas del enemigo.

Entre los agentes letales están los que atacan el sistema nervioso, envenenan la sangre, asfixian, o hasta causan dolorosas erupciones en la piel. En los arsenales militares del mundo también hay agentes que no son mortíferos. El propósito de algunos de éstos es hostigar a personal no protegido, lo cual se logra por medio de causar llanto, estornudos y vómitos constantes o la irritación de la parte superior de las vías respiratorias.